Deprecated: Function split() is deprecated in /home/content/32/8193432/html/blog/templates/mobiletech/index.php on line 11

In order to view this object you need Flash Player 9+ support!

Get Adobe Flash player

Powered by RS Web Solutions


31 Aug 2011

Primera charla: el sentido y necesidad de hacer retiros espirituales

El retiro mensual de la Comunidad de Ciudad del Este, predicado en esta oportunidad por el Pbro. Kevin Lieberman, comenzó con una conferencia sobre la conveniencia y el sentido de los retiros espirituales.

 

Comenzamos leyendo el texto del Evangelio de san Mateo sobre la agonía de Jesús en el Huerto de los Olivos. Cristo se retira con sus discípulos: el primer círculo, más general; el segundo círculo, sus tres preferidos; finalmente, Él solo junto a su Padre. Cristo está en el corazón de su pasión interior. La pasión exterior está por comenzar. El Señor siente la necesidad de retirarse, de prepararse espiritualmente –aunque más no sea brevemente: se apartó a orar solo.

También al inicio de su ministerio se retiró cuarenta días al desierto para preparar su ministerio. La Sagrada Escritura está llena de estos “retiros” de Cristo y de los grandes hombres y mujeres de Dios: Moisés, Elías y tantos otros. Hay retiros de todo tipo en la Biblia: bombásticos y silenciosos; breves y largos; tranquilos y llenos de angustia. Pero el sentido –y la necesidad– de todos estos retiros es siempre la misma: encontrarse con Dios, entrar en su Presencia.


San Ignacio de Loyola nos enseña que un retiro tiene dos fines: negarnos a nosotros mismos y seguir a Jesús. Por eso en todos nuestros retiros tiene que haber algo de mortificación y penitencia: “es preciso que Él crezca y que yo disminuya”, como dijo san Juan Bautista.

Un retiro es una oportunidad única para pensar y reflexionar en este punto: ¿en qué debo negarme? ¿A qué debo renunciar? Los autores espirituales nos dicen que el primer paso significativo en el camino de la perfección espiritual es el conocimiento de sí mismo. Esta es una excelente oportunidad: puedo diagnosticar en este retiro en qué debo crecer y en qué debo disminuir. Es un momento de examen. De pensar quién soy, qué hago y qué carácter o personalidad tengo.

Al concluir esta charla, vamos a tomar un tiempo para reflexionar sobre nosotros mismos: mi carácter, mis defectos, mi defecto dominante; los afectos desordenados y desorientados; las actitudes que me vuelven incapaz de una sólida amistad; el desenfreno concreto con que se rebelan mis pasiones; los apegos desordenados a las cosas o a ciertas personas; la inestabilidad anímica.

Para ayudarlos, voy a compartir con ustedes un examen de conciencia. Tiene un enfoque especial: está basado en los defectos de carácter y quiere ayudarme a conocerme mejor. Este tipo de examen de conciencia guiado ayuda mucho, porque somos ciegos que necesitan una guía para conocerse. Aquí va:

 

  • Egoísmo: ¿encuentro en mí una tendencia a hacerme el centro del universo conocido? Aquí se hace lo que yo diga y punto. Todo gira alrededor mío. Tengo miedo de quedar mal a la hora de comenzar algo. Estoy siempre pensando en lo que me conviene, en mi interés personal. Primero atiendo a mis necesidades, luego a las de los demás o a las de la Comunidad. En las reuniones, me siento más importante que los demás.

  • Auto-justificación: cuando cometo errores no dejo de justificarme. O me digo que mañana empezaré mejor. O siento que los culpables son mis compañeros, mis superiores, mi familia. O creo que si tuviera la oportunidad de empezar de nuevo entonces lo haría todo bien. El problema son los demás; me cuesta tolerarlos. O creo que yo soy así porque algo sucedió en mi vida y que nunca voy a poder cambiar. No puedo hacer nada al respecto.

  • Orgullo: cuando cometo una falta, y me lo señalan, reacciono mal, no respondo con humildad y alegría de poder mejorar. Me molesto. Siente lastimado mi amor propio cuando me veo obligado a admitir mi impotencia frente a algo. Me creo mi propio juez y soy mi propia ley en cuestiones morales. Estoy por encima de lo que obliga a los otros. Quiero esconder las cosas. Murmuro y critico a los demás con demasiada frecuencia, con facilidad. Difamo o incluso calumnio.

  • Resentimiento: siento odio contra un superior o un compañero cuando me parece que me han tratado mal. Me ocurre que llego a odiar a alguien a quien los otros le reconocen que cumple bien con sus trabajos o tareas. Tengo prejuicios contra algunas ideas. No quiero aceptar ciertas ideas, especialmente cuando no son mías.

  • Impaciencia: cuando alguien me hace esperar, yo no recuerdo las veces que yo mismo he sido impuntual con otros. Me pone nervioso o intranquilo tener que esperar los signos de la Providencia divina. O peor, tener que esperar las decisiones de otros.

  • Envidia: cuando algo sale bien para otro, yo trato de salvar las apariencias; intento dejarlo mal a él. O pienso que si yo hubiera tenido esa oportunidad, lo hubiera hecho mejor que él.
  • Hipocresía: cuando cometo malas acciones, no me preocupo por reparar el daño hecho; ignoro las tormentas que desato con mis errores. Sigo inconsciente de sus consecuencias.  Dedico todo el tiempo a mis cosas y mis temas, pero no para los demás. Tengo todo el tiempo del mundo para hablar con alguien extraño, pero no con los cercanos.

  • Morosidad: dejo de lado tareas sin importancia. Me mimo haciendo las cosas como me gustan, en vez de hacer las cosas con orden y sentido objetivo. No desempeño con gusto los encargos o tareas que me dan otros; me quejo. No pienso que las cosas triviales se vuelven importantes cuando se hacen por amor a Dios.

  • Auto-conmiseración: me lamento constantemente de mi situación. Paso mi tiempo de oración sintiendo lástima de mí mismo y dejándome guiar por mis sentimientos. Creo que nadie me quiere. Que estoy solo.

  • Susceptibilidad excesiva: si no me invitan a una reunión, o no me dejan hablar, pienso que están contra mí. Que me están perjudicando.

  • Miedo: siento temor en determinados días, sin que haya motivo justificado. Siento miedo de quedarme solo, sin razón para ello. Me invade la inquietud por peligros irreales. Ando con miedo de que Dios me haga algo; le tengo miedo a su Providencia, a sus cruces.

 

 

Login to post comments

Artículos por fecha


Notice: Undefined index: u2cc51353 in /home/content/32/8193432/html/blog/modules/mod_k2_tools/tmpl/archive.php on line 1

Calendario

« Junio 2017 »
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30